CONTACTO

 

Alvaro Moreno Pastor

alvaro@misraicesoliveoil.com

 

Víctor Moreno Pastor

victor@misraicesoliveoil.com

SIGUENOS EN

ALBARIZAS OLIVE OIL S.L.

 

Calle Santa Bárbara nº 36, CP: 44548

Teruel, Oliete

SPAIN

Carrer de les Tres Creus, 184, CP: 08202

Sabadell, Barcelona

SPAIN

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono LinkedIn
  • Blanco Icono de YouTube

Tradición vs eficiencia

Updated: Dec 24, 2019

¿Seguimos recogiendo la aceituna igual que hace 100 años?


En la actualidad, existen diversas técnicas de recolección de la oliva. Las más reconocidas y empleadas hoy en día son la “sacudida” y el “vareador automático”.


La sacudida es un método de recogida mecanizada, la cual, mediante un brazo extensible conectado a un tractor, se agarra al tronco del olivo y lo sacude, simplificando la recolección de la aceituna que va cayendo gracias a un paraguas que se extiende bajo el brazo.


El "vareador automático" es otra técnica. Consiste en un aparato electrónico parecido a una vara, que en el extremo tiene un peine vibrador, compuesto por varias varillas de carbono principalmente, capaces de articular un movimiento de traqueteo de hasta 1000 golpes por minuto, facilitando así la caída de la oliva.



Con el tiempo se han perfeccionado las técnicas y han aparecido nuevos métodos, que han simplificado, acelerado y mejorado la recolección de aceitunas.
Pero... ¿Cómo era antiguamente la recogida de la oliva?

Nuestra familia lleva más de cuatro generaciones cultivando los olivos y practicando la recolección de la aceituna. Nos remontamos a principios del siglo pasado. En aquella época, los olivos eran sagrados, todo el proceso era muy cuidadoso y no se dañaba lo más mínimo el árbol.

Por aquellos entonces, la técnica por excelencia era "el ordeño". Consistía en la recolección a mano mediante un rastrillo o inclusive con las mismas manos. Este método no dañaba nada el árbol, pero por el contrario era un proceso lento que llevaba varias semanas o incluso meses...



Por aquel entonces solían ir a vivir al campo -en pequeñas casetas llamadas Masadas- durante la temporada de recogida. ¿Os imagináis como podría ser vivir alejado de los pueblos y vivir rodeado de naturaleza durante tantos días?

Mediante escaleras, fabricadas de manera artesanal, se ayudaban para llegar a lo más alto del olivo. Antes de empezar el ordeño se solía extender grandes telas en el suelo, para recoger las aceitunas que iban cayendo. Las telas cubrían el terreno, desde la base del tronco hacia fuera, desplegando así un manto de tela que luego facilitaba la recogida de las olivas.


Como último paso la "zaranda",una herramienta hecha de madera con una rejilla -similar a la de la imagen- que ayudaba a separar las aceitunas de las hojas y ramas pequeñas.




Con el paso de los años han cambiado los métodos de recolección, pero una cosa que no ha cambiado lo más mínimo, es el cariño, dedicación y entusiasmo con el que trabajamos día a día, con el fin de posicionar nuestra exclusiva variedad empeltre entre los mejores aceites de oliva del mundo, siempre sin perder de vista cuales son nuestras raíces.



1 view
0